Por qué este blog

En mi otro blog, Gestión Enológica, he evitado entrar en “críticar” vinos en particular, ese blog va de otra cosa.

¿Por qué cata a sordas? por que no pienso mirar críticas, guías, ni puntos Parker, ni seguir modas o tendencias. Serán vinos de los que tengo en casa o que vaya probando sin orden ni concierto. Hay demasiado ruido en la red o en la prensa y ya no se sabe qué es información, qué es opinión o qué es propaganda; así pues, mejor pasar.

Pero ¿por qué este blog no es de catas? pues por que hay un montón de sitios muy serios llenos de palabras extrañas, cursis, rimbombantes, olores que nunca un mortal normal ha olido, tecnicismos que ni importan ni aportan al buen bebedor que sólo quiere disfutar de un vino y punto. Mi intención es no aburrir ni aburrirme.

Quiero contar cómo y cuándo he bebido el vino, por qué me ha gustado o no, y lo que va alrededor: amigos con los que lo he compartido, bares, restaurantes, cómo ha llegado a mis manos y cualquier otra cosa que se me ocurra sobre la marcha. Estas cosas las empieza uno con una intención y luego cobran vida propia y veremos como se desarrollan.

Ahora bien tengo claro:

  • Que no quiero que nadie me regale vino. Los descuentos sí que serán bien recibidos.
  • Que si me une algún tipo de relación con la bodega, bodeguero, enólogo o lo que sea lo diré.
  • Que loas y sartenazos a vinos, bares, restaurantes o a quien sea los haré con la mejor intención. Pero este blog es SUBJETIVO y yo a veces me cabreo.
  • No soy prescriptor, ni me da la gana serlo. Sólo aspiro a entretenerme un rato y no espantar a nadie que se quiera acercar al vino para disfrutarlo y punto.

Y ya está.

Anuncios